Seguinos:

Patio de Actores

En Patio de Actores, Lerma 568, hay varias propuestas para mayo:

Los sábados a las 21.30hs es el turno de “El diablo pellizca” de Claudia Carbonell y Alejandra A. González.
Una vieja actriz, en un asilo de ancianos se ha olvidado de sus recuerdos, hasta de sí misma. Su antiguo compañero, con quien compartió afamadas carteleras, y su hija, desesperan por recuperar junto con su memoria, el pasado que los incluye. Un artilugio, mezcla de magia y ritual ejercerá sobre ella y nosotros un influjo poderoso.... Es que las pasiones no se olvidan...
Entrada $90. Estudiantes y jubilados $70. Reservas exclusivamente por Alternativa Teatral: http://www.alternativateatral.com/entradas.asp
Elenco: Matilde Campilongo, Fernando Armani, María Laura León, Silvia Villazur, Sandra Grandinetti, Javier Gomez, Gerardo Niñe y Amadeo Pellegrino. Dirección de Claudia Carbonell.

Los domingos a las 20.30hs llega “Los días felices”. Cuando se vive el fin de una civilización (tal como la viven o creen que la viven, Beckett y Bacon), la última confrontación brutal no se produce contra una sociedad, contra un Estado, contra una política, sino contra la materialidad fisiológica del hombre", Milan Kundera.
Una mujer se encuentra enterrada hasta la cintura, en un montículo de tierra resquebrajada. Un hombre merodea por detrás. Igual, hay motivos, reales o no, para considerar a éste, "un nuevo día feliz". Sus palabras la llevarán por el pasado, el presente y el futuro, siempre incierto. Un ocaso personal, social, histórico y existencial. Winnie y su espíritu estoico insistirán en seguir adelante, aunque lo que le suceda parezca una maldición.
Actúan: Roxana Berco y Eduardo Florio. Dirección de Lamberto Arévalo. Entradas $80.

Los sábados a las 19hs, desde el 17, será el turno de “Las Sillas” de Eugene Ionesco, cuenta con la actuación de Martha Rodríguez, Eduardo Santoro y Pablo Delosanto con dirección de Rafael Fernández.
Ionesco, a través de este texto sobre la acumulación de sillas ocupadas por personajes invisibles como el elemento y la metáfora esencial,  habla del vacío de la vida y del absurdo de la existencia.
Un matrimonio de edad avanzada vive aislado en una supuesta isla. Mientras recuerdan las acciones de su vida, se imaginan que antes de retirarse de este mundo deben dejar un gran mensaje a la humanidad. Para ello convocan a una enorme multitud de personas que resultan ser invisibles. El mensaje será transmitido por un orador contratado para dicha ocasión. El espacio comenzará a colmarse de un público inexistente hasta desbordarlo, dándole un inesperado final a la historia.
El aislamiento, la soledad y la necesidad de comunicación de los personajes son el punto de partida para trabajar sobre una concepción artística donde lo real se vuelve irreal y lo imaginario se confunde con lo concreto.
Localidades $90 (descuento estudiantes y jubilados $70).

Reservas: 4772-9732.