Seguinos:

El Crisol

En el teatro El Crisol, Scalabrini Ortiz 657, en el barrio de Villa Crespo, hay mucho teatro para ver en septiembre:

Los viernes a las 20.30hs se presenta “Los hechizados” de Héctor Levy-Daniel. La pieza inspirada en el tema de la obra de John Ford: Lástima que sea una puta, toma la cuestión de lo trágico en un contexto reconocible, el cual permite realizar asociaciones con una realidad histórico-social argentina y, por extensión, con una posible realidad actual.
La acción transcurre en la pampa argentina a fines del siglo XIX. Juan y Ada son hermanos en una familia terrateniente y mantienen una apasionada relación incestuosa, que logran ocultar durante años. Las prolongadas lluvias e inundaciones llevan al borde de la bancarrota a Franco, el padre de los dos, quien se ve obligado a malvender sus tierras para evitar la quiebra. Sin embargo, Toranzo, un joven muy rico y ambicioso, le ofrece comprarle las tierras al valor que tenían antes de las lluvias, a cambio de que Franco le ceda a Ada en matrimonio. A pesar de la resistencia de Ada, Franco accede y salva el valor de sus tierras. Pero unas semanas después de las nupcias,Toranzo descubre que algo que Ada ha logrado mantener en secreto. Con ayuda de su secretario Cipriano, Toranzo logra descubrir la verdad y trama una venganza contra los dos hermanos. Pero Juan se anticipa a la acción de Toranzo.
Actúan: Melisa Freund (Ada), Pablo Razuk (Juan), Martín Ortiz (Toranzo), Enrique Papatino (Cipriano), César André (Franco), Silvia Villazur (Valda). Entrada $80.

Los sábados a las 20hs llega “A-terradas”. La Espera no es una Esperanza vacua, Alberga la Certidumbre interior de alcanzar la Meta. En un mundo ya seco, sin agua. Un equipo de Ballet acuático, entrena, ensaya, intenta. Debajo de la tierra, entre las alcantarillas, resguardadas en su carpa de arpillera, intentando agradar el espanto de la sequedad con bellos retazos y vitriolas antiguas. Se mantienen a base de sueños y esperanzas.
Actúan: Sara Estefanía Córdoba, Ana Clara Fernández, Nerina Flores, Felina Garbus, Lucila Juan, Bruna Sambataro y Dalila Serebrinsky. Dirección de Lola Montiel. Entrada $80.

Los sábados a las 22.30hs será el turno de “Vania Pampa”. En la inmensidad del paisaje y el calor del verano, una visita no deseada pone en suspenso la rutina de nuestros personajes y la lógica ordinaria de sus pensamientos. Es en este sopor, en esta inacción, que una pregunta latente, se impone impiadosa: La pregunta por el sentido de la existencia. Nuestras acciones, pensamientos y sentimientos pasados, presentes o por venir, ¿justifican ante nosotros mismos y ante los demás nuestra participación -al decir de Heidegger- en el devenir de la existencia al que hemos sido arrojados? Las respuestas no parecen muy alentadoras.
Avanzada la obra, una propuesta audaz -aunque de dudoso carácter, irrumpe echando por tierra la quietud y el desasosiego de estos seres. La violencia toma la escena. Sin embargo, ni aquello que podría convertirse en un acto heroico y memorable se consuma. Más bien se pierde en una parodia olvidable y vergonzosa. Todo sigue igual. Nada cambia. La única salvación posible consiste en retomar con urgencia la cotidianeidad interrumpida. Sobre el final, sin embargo, Sonia entrevé una esperanza, un bálsamo para tanta angustia.
Actúan: Teresa Chodos, Víctor Cura, Antonio Durini, Mauro Esposito, Daniela Fernández, Walter Ferreyra, José Luciano González, Fernanda Lanusse, María Mac Lennan y José Toccalino. Dirección de José Toccalino. Entrada $80.

Los domingos a las 21.30hs llega “Soufrrir” de Andrés Granier. La noche tiene el color del luto. Una vieja casa espera en silencio, cercada por la tormenta. Un accidente fatal sacude los cimientos, mientras en la superficie hay un televisor encendido y el rumor meloso de una telenovela. La heroína que regresa; un viaje a través del océano, y a sus pies, tres hermanos que se reconocen en el espanto. La trama se enreda al calor de los truenos y el humor grotesco de una vigilia enloquecida. El acento francés de un pésame no repara la ausencia, y lo familiar cobra un tinte siniestro y ajeno... Cómo lidiar con el dolor, cuando el dolor se escabulle camaleónicamente entre la mirada oscura de reproches enmohecidos, y el desquicio melodramático de un culebrón de ciento veinticuatro capítulos.
Actúan: Belén Amada, Marina Ortega y Gastón Santos. Dirección de Micaela Fariña. Entrada $80.  Estudiantes y jubilados $60.

Reservas para todos los espectáculos: reservascrisol@gmail.com