Seguinos:

El Crisol

En el teatro El Crisol, Scalabrini Ortiz 657, en el barrio de Villa Crespo, hay mucho teatro para ver en abril:

Los viernes a las 21hs se presenta “Vania, cosas que los inteligentes conocen desde hace tiempo y que a los tontos no interesan”. Vania, un hombre ya pasado en años para empezar a cumplir anhelos, vive en una finca en la que trabajó casi toda su vida para mantener al marido de su ya fallecida hermana, un intelectual que vive en la ciudad. Pero a su cuñado lo jubilan, y sin prestigio ni dinero, se va a vivir a esa finca junto con su nueva, hermosa y joven esposa. Vania, irremediablemente enamorado de ella, descontento con la vida, desilusionado y frustrado, solo tiene como caminos la sumisión o la rebeldía.
Actúan: Dario Jorge Bolotnikoff, Juan Costa, Damian Frusciante, María Belén Marchese, Mara Teit y Pablo Viollaz. Dirección de Emanuel D´Aloisio.

Los viernes a las 23hs llega “Cinefilia”. Un grupo de jóvenes autodenominados "Contempladores" se juntan a entrenar la capacidad de mirar filmes casi ininterrumpidamente con el objetivo de participar en Holanda del Campeonato Mundial de Contemplación Fílmica. Para ello alquilan un espacio en el conurbano. Pero la concentración del seleccionado se ve perturbada, el líder de los contempladores no parece estar en su sano juicio, las fidelidades de la amistad se vuelven frágiles y el aroma de una seducción permanente distorsiona todo lo que los involucrados perciben.
Actúan: Pablo Chao, Luis Alejandro Escaño Manzano, Francesca Giordano, Luna Jankowski, María Amelia Repetto, Rubén Sabadini y Guillermo Zeballos. Autor y director: Aníbal Gulluni.

Los sábados a las 21hs será el turno de “Síntoma” de Guillermo Salz. Una sesión de terapia. La huella de lo que no se nombra. El cuerpo arde, convulsión pura. El ritual de una muerte. Imposible que cese lo que nunca fue. Pica, como un sarpullido. La piel ¿de quién es? El cuerpo, la sangre, las hebras biológicas que componen al paciente. La verdad se devela como lo único que se ha enterrado. Lo único indecible, en toda su historia. El sarpullido se expande, convulsión pura. La única rendija visible es desaparecer. Agua, agua que limpia, que bordea la piel negada. Hasta que un haz de luz abre la puerta de lo insondable. La mentira se rompe como el cristal y un barco le devuelve su espejo.
“Síntoma” es la historia de un hijo de padres desaparecidos que bucea, en terapia, las huellas de su existencia. La mentira que duele, enfurece y agita el cuerpo. Y una historia de rasguños que se rompe en mil pedazos para dar paso a la verdad y tal vez, una nueva vida, una nueva piel, un nuevo cuerpo. “Síntoma” es el estallido de una familia que se astilla en fragmentos de dramas paralelos, una mujer, una madre, un nieto, todo se trastoca, todo se disloca. La metáfora de una sociedad que desde el desgarro se recrea y sobrevive.
Esta obra recibió el premio Teatro por la Identidad 2014.
Actúan: Viviana Suraniti, Gustavo Oliver y Hugo Dezilio. Dirección: Daniel Zaballa.

Los domingos a las 18hs se presenta “Noches rusas” de Anton Chejov. “El  Oso” y “Pedido de mano” son dos comedias intensas que hacen eje en las relaciones amorosas. Las une la concepción de que el amor es conflicto y que, en última instancia, es el amor el que prevalece.
Actúan: Marcela Fraiman, María Viau, Fernanda Cantarella, David Páez, Mario Petrosini y César André. Dirección: Martín Ortiz.

Entrada $ 100. Estudiantes y jubilados $ 80. Reservas: reservascrisol@gmail.com